Receta de Roscos Fritos de la Abuela: El Dulce Secreto Familiar Paso a Paso

La auténtica receta de roscos fritos de la abuela: un viaje a la cocina tradicional

¿Quién no recuerda el olor que impregnaba la casa cuando la abuela preparaba sus famosos roscos fritos? Ese aroma inconfundible que anunciaba un postre casero y delicioso. Hoy te traemos ese sabor de la infancia, con la receta original de los roscos fritos de la abuela. Un regalo para el paladar que no dejará indiferente a nadie.

Ingredientes para la receta de roscos fritos de la abuela

    • 1 kg de harina
    • 6 huevos
    • 250 gr de azúcar
    • 125 ml de aceite de oliva
    • Ralladura de 1 limón
    • 1 copa de anís
    • Azúcar glas para decorar

Preparar esta deliciosa receta de roscos fritos de la abuela tiene un coste aproximado de 2 euros por persona y aporta unas 400 kcal por cada 100 gramos. El tiempo de preparación es de aproximadamente 2 horas, una pequeña inversión de tiempo para un gran premio al gusto.

Preparación de la receta de roscos fritos de la abuela paso a paso

Primero, batimos los huevos junto con el azúcar hasta que estén bien mezclados. Después, añadimos el aceite de oliva y la copa de anís y seguimos batiendo. A continuación, incorporamos la harina poco a poco, para que se integre correctamente. Finalmente, añadimos la ralladura de limón y amasamos con las manos hasta conseguir una masa homogénea y elástica.

Tal vez te interese leer   Receta de coliflor rebozada de la abuela: ¡El secreto mejor guardado!

Formado y fritura de los roscos

Una vez tenemos la masa lista, hacemos pequeñas porciones y les damos forma de rosco. Los freímos en aceite caliente hasta que estén dorados, y después los escurrimos y dejamos enfriar sobre papel absorbente. Para terminar, los espolvoreamos con abundante azúcar glas.

Consejos y trucos para hacer los mejores roscos fritos de la abuela

Recuerda que el aceite debe estar bien caliente antes de empezar a freír los roscos, pero no debe humear. Si los roscos se doran muy rápido, probablemente el aceite esté demasiado caliente. Por otro lado, si los roscos tardan mucho en dorarse, el aceite podría no estar suficientemente caliente.

¿Y qué hago si no tengo anís? No te preocupes, puedes usar ron, brandy o incluso licor de naranja. El sabor será diferente, pero seguro que igual de delicioso.

¡A disfrutar de los roscos fritos de la abuela!

Esta receta de roscos fritos de la abuela es un viaje al pasado, a los dulces caseros y las tardes en la cocina con nuestras abuelas. Un regalo para compartir en familia, que seguro hará las delicias de todos.

Deja un comentario